Estimados compañeros y compañeras de Unidos Podemos, reunidos en Rumbo 2020″

“Unidos Podemos busca cómo dar continuidad al éxito del 8M

Pablo Iglesias convoca una reunión de Rumbo 2020, el órgano de debate en el que están representados los distintos partidos del grupo confederal, centrado en estudiar fórmulas para ayudar a mantener viva la llama de la Huelga Feminista”

 

(Publicado en eldiario.es, el 08/03/2018 – 22:26h)

Estimados compañeros y compañeras de Unidos Podemos, reunidas en Rumbo 2020:

No sé hasta qué punto el titular de eldiario.es se corresponde con vuestras declaraciones o intenciones, pero permitid que, de entrada, dé un voto de confianza a este medio que me consta es uno de los pocos que funciona con libertad.

Corren tiempos de felicitaciones, de enorgullecimiento feminista por el éxito del 8M, de esperanza y proyectos, de agotamiento de años vencido por la euforia de un triunfo sin precedentes. Pero también son tiempos de colocarse medallas y “etiquetas”, muchas de ellas a destiempo y sin convicción, y otras tantas cargadas de la más obscena hipocresía. Probablemente, mejor dicho con toda seguridad, en estos instantes, en Génova y Ferraz también están haciendo sendos brainstormings para rentabilizar la revolución de las mujeres.

¿Por qué no me dirijo a otros partidos en lugar de a vosotros? Porque Unidos Podemos es la opción que he defendido y seguiré defendiendo. Sé la respuesta que el movimiento feminista ha despertado en los partidos capitalistas; malversarlo, instrumentalizarlo, lo ahogarán con sus mass media y con pseudo medidas que nos callen y no incomoden demasiado al IBEX 35.

No me dirijo a vosotros y vosotras en nombre de nadie, no represento más que a mí misma, una maestra en precario a la que hoy, mientras ponía las notas del segundo trimestre a sus niños y niñas, le temblaba el pulso sabiendo que el futuro de estas criaturas puede ser muy distinto tras la lucha cristalizada en las calles el jueves pasado.

Soy muy consciente de que este escrito puede que no llegue siquiera a pasar de unos cuantos “me gusta” en facebook, pero las tripas de una feminista nutrida con la sororidad de mis compañeras alberga todas las esperanzas, incluida la de la victoria interna, la más penosa y agotadora de todas…las mujeres que militan en esta coalición saben muy bien de qué hablo.

Permitidme también que os comunique que las asambleas feministas unitarias que han tomado las calles y las conciencias no necesitan eruditos para “mantener viva la llama de la Huelga Feminista” (ni siquiera eruditas). Las verdaderas eruditas son todas y cada una de las mujeres que día tras día pelean con la fuerza de sus voces y manos en casa, el trabajo y en las calles. Vuestra alianza, como instrumento para las políticas justas, debe ponerse a su servicio, escuchar y seguir su estela; nunca “organizarles” un trabajo que, sin lugar a dudas, han demostrado saber hacer sin ayuda.

Soy activista política desde hace años, y lo he hecho a veces desde la independencia y otras militando en un partido, pero siempre con un principio intacto: la revolución, será feminista o no será. Y jamás lo será si no emana de la voluntad de la gente, de su propia lucha pura y compartida.

La revolución feminista implica que vosotros, hombres de Unidos Podemos, tenéis que asumir la pérdida de vuestros privilegios y protagonismo, pero también implica que vosotros, los aparatos de los partidos, debéis asumir la misma cosa: debéis haceros a un lado y dejar paso a otro modo de hacer política. Sé de lo que hablo; he participado en varias ocasiones en procesos electorales “unitarios y ciudadanos”, desinflados en todos los casos por el carácter patriarcal tanto de algunos compañeros como de aparatos. Como ejemplo alternativo, tenemos el indiscutible éxito de procesos ciudadanos cuyas líderes han sido mujeres independientes; en ambos casos, los partidos fueron meros instrumentos para las políticas justas y feministas.

He visto cómo formaciones que se han dado la espalda, escarmentadas tras decisiones egocéntricas, han decidido por fin mirarse con el filtro de lo que comparten y cohabitar amparadas por unas siglas que, por desgracia, no son inclusivas. Sí, también fui de las que peleó por el UnidAs Podemos. Quienes decidieron que la “O” prevaleciera sobre la “A” no están en condiciones de afrontar el cuidado de un movimiento que, tras años de alimento, se ha convertido en un ser vivo de dimensiones extraordinarias. Algunos partidos organizarán cacerías para destruirlo, otros intentarán domesticarlo en su propio beneficio. ¿Qué hará Unidos Podemos? ¿Entenderá que es un ser libre, que no requiere control externo? ¿Ha comprendido que los cuidados no sólo se circunscriben al ámbito doméstico sino también al político? Espero que sí, y ése es el motivo de este escrito.

Controlar el movimiento feminista implica su destrucción, como ya ocurrió con el 15M, y su destrucción es destruir el propio proyecto de UnidAs Podemos. Vosotros, hombres y aparatos, solos, jamás podréis; nosotras, las personas feministas, sí podremos.

Fdo: Mar Oliver

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s